¿Porqué no hablar solamente de la boda?

¿Porqué no hablar solamente de la boda?

Es normal que las novias (y también los novios) debido a la emoción y a la ansiedad de la planeación de su gran día hagan de tan esperada fecha el “centro de su universo”. Dicha acción puede convertirse en una pesadilla si llegan a cruzar una delgada y casi invisible línea. Por eso en este post les presento ¿Porqué no hablar solamente de la boda? así como unos consejos para evitarlo.

Es lógico que una pareja que se casará, al ser una etapa que los llena de alegría, que seguramente han estado esperando y que idealmente experimentarán una vez, su mundo gire al rededor de la boda. Además, si profundizamos, tanto su familiares como amigos, al compartir esos sentimientos se encargarán de favorecer, alimentar y hacer crecer la atención e importancia del acontecimiento.

Sin embargo, como todo en la vida, los excesos son malos y es aquí en donde entra la respuesta a la pregunta ¿Porqué no hablar solamente de la boda?  Bueno pues les cuento que el no tener otro tema de conversación más que la organización de la boda terminará siendo un desgaste y una saturación tanto para la pareja como para la gente que la rodea.

Debido a que me he dado cuenta de que muchas y muchos no se dan cuenta o se percatan de que lo hacen, a continuación les presento tres sencillos consejos para que no caigan en ello:

El primer consejo tiene que ver con las dos personas más importantes: la novia y el novio. Para que cuando finalmente llegue la fecha de la boda y uno de los sentimientos del día de la boda no sea fas-ti-dio es muy esencial que, mientras la planean,  recuerden que su prioridad tiene que ser la relación y no la boda.

¿Porqué no hablar solamente de la boda?

Para lograrlo les recomiendo que establezcan uno o dos días a la semana libres del tema de la boda. La idea es que no se olviden de ustedes como pareja, de lo que les gustaba hacer y de lo que platicaban antes de comprometerse. Lograr una boda siempre viene acompañada de estrés y para aminorarlo tendrán que distraerse en otras actividades ¡Matarán dos pájaros de un tiro!

El segundo consejo para evitar el ¿Porqué no hablar solamente de la boda? está relacionado con sus familiares, damas, damos, amigos y hasta compañeros de trabajo. Esto dependerá únicamente de los novios ya que seguramente muy pocos (por no decir nadie)  sentirán que podrán sincerarse para decir “¡Es suficiente!” , “¡Es la décima vez que me dices el color de la boda!” o “¡Veo que tus labios se mueven pero no escucho ya lo que dices!”

¿Porqué no hablar solamente de la boda?

Para evitar que los odien, les huyan o los aburran pueden utilizar avisos para “bajar su velocidad”, por ejemplo alarmitas en el celular o una pulserita que se los recuerde. También de plano pueden decirle a una persona de toda su confianza que les ponga un freno cuando sienta que se están sobrepasando.

Otra cosa en la que se pueden apoyar es no perder la conciencia de que estas personas también tienen una vida. Háganles preguntas sobre ella o muestren un interés genuino para conocer qué les está sucediendo, de esta manera evitarán caer en el círculo vicioso de hablar solamente de la boda.

El tercer consejo tiene que ver con la organización de la boda y las redes sociales. Olvídense de utilizar Facebook, Twitter o Instagram como medios para estar posteando cada avance de la organización del gran día o como medios para desahogar sus alegrías, enojos o frustraciones que toda planeación de boda conlleva.

¿Porqué no hablar solamente de la boda?

Para cerrar quiero dejar claro que si siguen estos consejos sobre ¿Porqué no hablar solamente de la boda? no caerán en sus efectos secundarios, es decir, ser una bridezilla, un groomzilla o experimentar la depresión postboda.

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *