Guardar la calma el día de la boda

Guardar la calma el día de la boda

No es que las quiera preocupar pero imaginemos el siguiente panorama: “Llega el día de la boda y ustedes se sienten muy nerviosas y dicha ansiedad aumenta conforme avanza el tiempo” ¿Qué hacer? Bueno como muchas de ustedes me lo pidieron hoy les presento unos consejos que les ayudarán a guardar la calma el día de la boda ¡No dejen de leerlos por si acaso!

El estar angustiadas el día de la boda no es algo que les ocurre a todas las novias de hecho suele pasar que las que se caracterizan por tener una personalidad de novia estresada el gran día están muy muy tranquilas y las que tienen una de novia relajada sientan todo lo contrario.

Por otro lado es prácticamente normal, debido a la magnitud del acontecimiento, que los nervios lleguen a traicionarlas. Sin embargo, en caso de que los sentimientos las rebasen, siempre es bueno tener en mente ciertos secretos en los que se podrán apoyar para guardar la calma el día de la boda ¡Tomen nota!

  • El primer consejo que les puedo dar para ayudarlas a guardar la calma el día de la boda es ser precavidas, es decir, un día antes de la boda no se desvelen y sobretodo traten de dormir bien con el objetivo de sentirse descansadas en la gran fecha. A muchas mujeres, como a mi me pasa, si no duermen sus horas al día siguiente se sienten más sensibles y susceptibles de lo normal. Si creen que no van poder dormir debido a los nervios o emoción les recomiendo que no cenen pesado, se tomen un té calientito y hasta se den un baño de agua caliente para relajarse.

Guardar la calma el día de la boda

  • El segundo consejo para guardar la calma el día de la boda es, antes de comenzar a arreglarse, si pueden dense un baño de tina, un masaje o, si no tienen otra opción, métanse a bañar con tiempo y desconecten su mente sintiendo por un rato como corre el agua por su cuerpo. Cualquiera de estas tres opciones les ayudarán a sacar de su sistema el estrés, el nervio y cualquier sentimiento negativo que pueda afectar su estado de ánimo.

Guardar la calma el día de la boda

  • El tercer consejo para guardar la clama el día de la boda es no saltarse el desayuno (ni la comida en caso de que se casen en una boda de noche) Aunque no sientan hambre no se queden con el estómago vacío ¿La razón? El sentir hambre puede traicionarlas sintiéndose sin energía y por lo tanto irritables. Obviamente no está de más decirles que por ningún motivo coman algo muy pesado, ni grasoso ni irritante.

Guardar la calma el día de la boda

  • El cuarto consejo para guardar la calma el día de la boda es huir a toda costa de circunstancias contraproducentes ¿La más común? No comenzar a arreglarse con tiempo. Para ello les recomiendo que días antes de la boda hagan una especie de logística o plan de actividades que las ayudará a evitar que las prisas las agarren desprevenidas. Por ejemplo: “Despertar a las 8 am, Desayuno a las 8:30 am, Baño a las 9:30 am, Cita para peinado y maquillaje a las 10:30 etc” Pueden estar seguras que así sentirán que controlan la situación lo que inmediatamente se traducirá en no sentirse aceleradas.

Guardar la calma el día de la boda

  • El quinto consejo para guardar la calma el día de la boda es hacer una lista de canciones que les fascinen y las pongan de buenas para que suene mientras se arreglan antes de arrancar de lleno con el tan esperado momento ¡Nada como la música para distraerse! ¿No creen?

Guardar la calma el día de la boda

  • El sexto consejo para guardar la calma el día de la boda es asignar a una persona (días antes del gran día) como la responsable de solucionar cualquier contratiempo que pueda pasar. Así ustedes no tendrán que preocuparse por nada y solo disfrutar sus últimos momentos de solteras.

Guardar la calma el día de la boda

  • El séptimo consejo para guardar la calma el día de la boda es salir con tiempo ya sea a la sesión de fotos de la boda o a la ceremonia de la boda. Recuerden que es la primera vez que se pondrán un vestido de novia y hasta un velo de novia por lo que subirse al auto de la boda tomará tiempo así que tómenlo en cuenta.

Guardar la calma el día de la boda

  • El octavo consejo para guardar la calma el día de la boda es, si no se sienten calmadas, dense unos minutos para hacer ejercicios de respiración que harán que se tranquilicen y sobretodo que encuentren un equilibrio emocional. Así que siéntense en una posición cómoda y respiren profundamente por la nariz, sostengan el aire unos 4 segundos y suéltenlo por la boda. Repitan las veces que sea necesario.

Guardar la calma el día de la boda

  • El noveno consejo para guardar la calma el día de la boda es ¡No sugestionarse! Si desde antes están pensando que no estarán tranquilas seguramente eso pasará.

Guardar la calma el día de la boda

  • Finalmente el décimo consejo para guardar la calma el día de la boda es no perder el foco. Recuerden que lo que está sucediendo va más allá de la boda, es decir, se están casando con el amor de su vida para iniciar una nueva etapa en su relación ¡Eso es lo importante! Y claro si en la ceremonia de la boda les gana la emoción no pasa nada, suelten unas lágrimas y asegúrense que una de las damas tenga unos pañuelos desechables a la mano para limpiarse.

Guardar la calma el día de la boda

En resumen, y como se habrán dado cuenta, la clave para guardar la calma el día de la boda reside en:

Evitar o prevenir que sucedan detonantes que puedan afectar su tranquilidad cuando finalmente llegue el gran día. En otras palabras: ayúdense a ayudarse.

Pueden estar seguras que si siguen estos consejos podrán disfrutar un día tan importante en su vida y tantos meses de organización de la boda habrán valido la pena.

 

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *