Dormir juntos después de la boda

Dormir juntos después de la boda

Una vez que pase el tan esperado gran día y la luna de miel comenzará la vida real de pareja. En el post de hoy quiero tocar el tema de dormir juntos después de la boda y si están pensando en algo romántico o sexual les cuento que la idea no va por ahí ¡Lean porqué!

El matrimonio es completamente distinto al noviazgo ya que, al compartir la misma casa, experimentarán ciertos cambios en su día a día que van desde reglas, responsabilidades hasta nuevas rutinas en su día a día.

Por eso les pregunto ¿Ya pensaron en la dinámica de dormir juntos después de la boda? A continuación les presento unas consideraciones y recomendaciones que tendrán que tomar en cuenta sobretodo para que su relación no se vea afectada :

  • Dormir es una necesidad básica de todo ser humano para poder funcionar y estar de buen humor. Por lo tanto si están acostumbrados a dormir solos tendrán que adaptarse a hacerlo acompañados y, como todo nuevo proceso, puede tomar un poco de tiempo.

Dormir juntos después de la boda

  • La recomendación básica para dormir juntos después de la boda tiene que ver con la comunicación de pareja con el objetivo de que cualquier acción que haga el otro y no les permita descansar se diga y por ende se solucione. No está de más mencionar que, como toda plática, tendrá que hacerse cuidando el modo y la forma.

Dormir juntos después de la boda

  • Uno de los primeros problemas a los que se pueden enfrentar tiene que ver con la elección del lado de la cama sobretodo si ambos quieren el mismo. En caso de que así sea cada uno deberá de dar sus puntos y ceder para tomar una decisión.

Dormir juntos después de la boda

  •  Otro de los problemas que se presentan al dormir juntos después de la boda está relacionado con la invasión del espacio ya que el otro terminará durmiendo chueco o en la orilla de la cama. Para solucionarlo pueden poner de forma vertical y a la mitad de la cama una almohada larga para hacer una especie de barrera que delimite así el lado de cada quien.

Dormir juntos después de la boda

  • Roncar es otro obstáculo de dormir juntos después de la boda. No es lo mismo aguantar los ronquidos de su amorcito durante el noviazgo ni tampoco al principio del matrimonio en el que, por querer que todo sea perfecto, son normales los comentarios como: “Te amo aunque ronques”  Estoy segura que no pensarán igual después de dos semanas de no poder cerrar el ojo. Aquí les doy dos soluciones: irse a dormir antes del que ronca o comprarse unos tapones de oídos.

Dormir juntos después de la boda

  • El tener el sueño ligero es otra de las consideraciones de dormir juntos después de la boda. Hay personas que no se despiertan aunque los vecinos tengan una fiesta a todo volumen mientras que hay otras que con el más mínimo ruido abren el ojo y les cuesta mucho trabajo volver a conciliar el sueño. Para este punto les recomiendo que si llegan tarde a la casa y la otra persona ya está dormida no hagan ruido, no prendan la luz del cuarto, la televisión ni mucho menos la levanten para platicar o contarle de su día. Lo mismo aplica si les da insomnio o para temprano en la mañana.

Dormir juntos después de la boda

  • Para dormir juntos después de la boda de manera exitosa hay que respetar los horarios de sueño del otro. Por ejemplo: si su esposo o esposa tiene que dormir cierto número de horas para poder funcionar o si es de los o las que se tiene que levantar muy temprano al día siguiente por “x” razón déjenlo o déjenla descansar. En este punto entra la importancia de poner límites de llegada sobretodo si alguno de los dos sale con sus amigos o amigas.

Dormir juntos después de la boda

  • Otro factor que puede afectar el dormir juntos después de la boda tiene que ver con la temperatura del cuarto. Este problema más bien radica en que si uno es muy friolento y el otro muy caluroso tendrán que encontrar la manera de llegar a un equilibrio. La solución no será poner un ventilador para épocas de calor o un calentador para épocas de frío sino más bien utilizar sábanas delgadas, un cobertor y cobijas o mantitas individuales para cada uno.

Dormir juntos después de la boda

Espero haberlas ayudado. Recuerden que todo tiene solución y que los valores del respeto y el ceder son básicos para que un matrimonio funcione hasta por más mínimo que sea el “problema.”

 

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *