De qué no enojarse el día de la boda

De qué no enojarse el día de la boda

Ya les he presentado de qué no enojarse al organizar la boda, es decir, mientras pasan por todo el proceso de meses planeación. Para cerrar con broche de oro el cuidado de su persona (hacer corajes no es  bueno para la salud física ni emocional) en este post les presento de qué no enojarse el día de la boda.

Bien dicen por ahí que no hay plazo que no llegue ni fecha que no se cumpla así que cuando finalmente vivan su momento tendrán una sola misión: disfrutar el día de la boda a pesar de todo y de todos. Creanme que soy un ejemplo fiel de que si se puede después de lo que pasó el día de mi boda.

En las bodas siempre pasan cosas incontrolables pero ya estando ahí les aseguro que de nada servirá hacer corajes, llorar, gritar ni patalear. Obviamente hay situaciones más graves o peores que otras así que esperando darles un poco o un mucho de perspectiva a continuación les presento una lista sobre de qué no enojarse el día de la boda:

De qué no enojarse el día de la boda

  •  El segundo punto sobre de qué no enojarse el día de la boda tiene que ver con el clima ya que es algo incotrolable, imprevisible y totalmente fuera tanto de su alcance como de sus proveedores.

De qué no enojarse el día de la boda

  • Tampoco pueden enojarse si alguien que confirmo no llega a la boda. Claro que es una nacada (lo siento no hay otra palabra ya que esos lugares cuestan) pero lo mejor será que se enfoquen en la gente que si haya querido y hecho todo para estar presente.

De qué no enojarse el día de la boda

  • Por el otro lado en caso de que alguien que haya dicho que no iba al final si llegue a la boda ni se desgasten en enojarse y que alguien lo solucione rápido ¿Cómo? Que se siente en un lugar vacío, es decir, de uno de los que cumpla con el punto anterior.

De qué no enojarse el día de la boda

  • En quinto punto relacionado con el de qué no enojarse el día de la boda es que haya borrachos haciendo las cosas inofensivas que hace la gente tomada.

De qué no enojarse el día de la boda

  • Respiren y ni hagan una tormenta en un vaso de agua en caso de el padre y/o el juez llegue un poco tarde a la ceremonia de la boda. Lo mejor es que se distraigan y, por ejemplo, aprovechen para tomarse más fotos solas, con su novio, con sus damas, familiares o retocarse.

De qué no enojarse el día de la boda

  • No se enojen si las damas están se están divirtiendo en la boda ¡No están a su servicio!

De qué no enojarse el día de la boda

  • El punto número ocho va de la mano con su novio. En caso de que sus amigos lo acaparen para tomarse algunos shots o para aventarlo y cacharlo en la pista de baile ¡No se enojen! Ustedes también pueden pasar tiempo con sus amigas.

De qué no enojarse el día de la boda

  • En la lista de qué no enojarse el día de la boda también entra si el grupo o el DJ toca o pone una canción que a ustedes no les guste (a pesar de que se lo hayan dejado saber) Saquen ventaja de eso para ir al baño o sentarse ¡Lo necesitarán!

De qué no enojarse el día de la boda

  • ¿Adivinan cuál es el punto diez de qué no enojarse el día de la boda? Si están pensando en una controlitis de su mamá o de su suegra están en lo correcto ¡Mejor dense la vuelta!

De qué no enojarse el día de la boda

Quiero aclarar que cuando hablo de qué no enojarse el día de la boda no me refiero a que no lo sientan, muchos de estos puntos obviamente pueden generales malestar o enchilamiento. Con lo que quiero que se queden es que a pesar de que les hierva la sangre, no le dediquen atención, ni energía, ni se claven … respiren, no reaccionen a la acción ni tomen cartas en el asunto.

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *