Comenzando con la organización de la boda

Comenzando con la organización de la boda

Me atrevo a decir que la frase “Comenzando con la organización de la boda” es sinónimo de incertidumbre, estrés, nerviosismo y hasta de miedo ¿La razón? Toda mujer, que en unos meses se convertirá en novia, automáticamente tendrá los síntomas de lo que genera el clásico sentimiento de primera vez al darse cuenta de que planear una boda había sido  hasta el momento una situación desconocida.

Novias no les voy a mentir, una vez que pasen la etapa de la entrega del anillo de compromiso preguntas como ¿Por dónde empiezo? o ¿Y ahora que sigue? comenzarán a pasar por su cabeza y a hacerlas sentir que será imposible lograrlo.

Comenzar con la organización de la boda no es una tarea fácil pero tampoco una  imposible. Pueden estar seguras que una vez que arranquen,  esas sensaciones “negativas” desaparecerán para transformarse en la gran emoción de casarse con el hombre de su vida que hará que fluyan los pasos, los pendientes y las tareas.

Y a todo esto ¿Qué sigue después de la frase con la que decidí darle título a este blog?  Ya se que muchas de ustedes no pueden esperar más a ver vestidos de novia o a elegir los colores de la decoración de la boda, sin embargo les cuento que antes de ponerse a ver lugares para la recepción de la boda, iglesias, flores o hasta peinados de novia lo primero que tienen que hacer es sentarse con su futuro señor y dejar bien claros los siguientes conceptos que van conectados:

El presupuesto de la boda

1) Presupuesto: Una boda cuesta, llamémosle que es una “inversión”.  Antes de ponerse a organizar platiquen  con sus novios sobre cuánto dinero están dispuestos a invertir en su gran día sobretodo para poner un límite aproximado y evitar así que pierdan foco en la administración del presupuesto que asignen.

En la definición del presupuesto deberán hacerse las pregunta: ¿Quién va a pagar la boda? ¿La familia de la novia? ¿La familia del novio? ¿Ambas familias? o ¿Los novios?

Si la respuesta con la que se identifican es la tradicional, es decir si la boda no va a ser pagada por la pareja, entonces el siguiente paso será ver con cuanto dinero cuentan y tener así una perspectiva.

Por otro lado, si  junto con su novio pagarán la boda, tendrán que poner sobre la mesa conceptos como si tienen dinero guardado, si van a arrancar desde cero, cuánto dinero pueden aportar cada uno al mes para ahorrar y bajo ese esquema cuánto dinero juntarán en cierto tiempo.

El presupuesto de la boda no hará que una boda sea mejor, peor, más o menos exitosa. El objetivo de plantearlo será más que nada poner dirección a lo que sigue en la organización de la boda.

La fecha de la boda

2)  Fecha de la boda: Una vez establecido el presupuesto ya podrán definir  ¡Cuándo será la boda! Generalmente las parejas se casan entre 12 y 9 meses después de la entrega del anillo de compromiso. La relación que existe entre poner una fecha para la boda y el primer punto, es decir el presupuesto, es muy cercana ya que entre más tiempo tengan para planear más económico será. Puesto en otras palabras según la cantidad de dinero con la que cuenten en un inicio  deberán de elegir la fecha en la que, con el paso de los años, celebrarán su aniversario.

Tipo de boda

3) Tipo de boda: El siguiente paso será platicar cómo se imaginan la boda de sus sueños.  Aquí la pareja tendrá que  proponer qué tipo de evento se imaginan para su propia boda. Ya en este punto hay que resolver conceptos como: ¿Boda de día o de noche? ¿Boda en un lugar cerrado, en un jardín o en la playa? Según la fecha que tienen en mente será ¿Una boda en primavera/verano o en otoño/invierno? ¿Boda formal o de etiqueta rigurosa? ¿Boda grande o pequeña? ¿Una boda con o sin niños? etc … entre más delimiten más exacto será el bosquejo del concepto.

Lista de invitados

4) Lista de invitados: Finalmente hagan una lista tentativa de invitados de la boda. Les recomiendo que la formen en grupos por ejemplo: familia principal, familia, amigos, compañeros de trabajo, amigos de sus papás, compromisos y porque no hasta uno de invitados que no sean indispensables. No olviden contarse ustedes y las parejas de dichos invitados.

Una vez que definan estos cuatro importantes puntos sentirán que la boda va tomando forma y podrán seguir con lo que sigue de los preparativos. Recuerden que:

“Si comienzan con el pie derecho será mucho más fácil la organización de la boda.”

 

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *